Anuncios
Anuncios

El primer paso para el fracaso empresarial: tengo una idea genial

Imagen: Nick J Webb

“Empezar una compañía con una gran idea puede ser una mala idea. Pocas empresas visionarias comenzaron con una gran idea. De hecho, algunas empezaron sin ninguna idea concreta y unas pocas incluso con rotundos fracasos” Jim Collins en “Built to last”

La idea es el punto de partida de muchas iniciativas emprendedoras y ese puede ser el primer paso para el fracaso empresarial. Ya expliqué en el post anterior que debemos fijarnos primero en el propio emprendedor y en lo que quiere lograr y que la idea ha de ser una mera herramienta para alcanzar esos objetivos. Si nos centramos demasiado en la idea y no en los objetivos podemos separarnos del camino del éxito.

La inmensa mayoría de las empresas perdurables se han ido construyendo paulatinamente y no suelen ser fruto de iniciativas geniales. Muchos emprendedores cometen el error de perseguir ideas innovadoras para iniciar un negocio. Sin embargo, la innovación, la imaginación y la inventiva no sólo es necesaria para crear ese producto genial que nos conduce al éxito, sino para saber perpetuar lo conseguido y para saber adaptarse a los cambios e innovaciones que surjan en nuestro mercado.

No es extraño el caso de empresas de éxito que se construyeron en base a unos objetivos, una organización y un entorno favorable de la que luego surgieron las ideas. Muchas de estas empresas no sabían inicialmente a qué se iban a dedicar y otras fueron capaces de sobreponerse a errores iniciales hasta dar con las claves que les llevaron a lograr esos objetivos.

Consultoría de servicios empresariales.

Asesoramiento fiscal, laboral, contable y gestión de empresas.

Formación y divulgación de la actividad empresarial.

Twitter: @rbasesoria

Muchas veces el hecho de centrarnos en esa idea inicial como motor de nuestra actividad hace que se dejen de lado otros aspectos tanto o más importantes que el propio producto. Otras veces no somos capaces de ver las deficiencias que tiene nuestra idea y no podemos subsanarlas y en otras ocasiones la idea no es tan genial como nosotros creemos y no nos llevará nunca al éxito perseguido.

Basar un negocio en una idea es exponerse demasiado al fracaso, de hecho muchas iniciativas no llegan a ver la luz por estar demasiado enfocadas en una idea aparentemente genial o innovadora y que luego no resulta así.

La idea supuestamente genial puede dar resultados a corto plazo, si nuestro objetivo es otro debemos plantearnos algo más, algo que nos garantice que la empresa perdure.

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. En IEBS, nuestra escuela de negocios, queremos impulsar una nueva ola de emprendedores innovadores! Por eso hemos puesto en marcha un Concurso de Emprendedores, del que os dejamos el enlace para que le echéis un vistazo…

    http://www.iebschool.com/conocenos/becas-y-ayudas/concurso-emprendedores-2/

    Responder

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: