Fiscalidad

Inspecciones fiscales: Las actas con acuerdo

Imagen: Victor Santa María
Imagen: Victor Santa María

Las actas con acuerdo se firman en los casos en los que no ha sido posible una comprobación fehaciente de la situación del contribuyente durante el procedimiento de inspección. Esta situación puede si en la elaboración de la propuesta de regularización ha tenido que recurrirse a conceptos jurídicos indeterminados; si ha sido necesaria llegar a la apreciación de determinados hechos para la correcta aplicación de la norma o bien si ha habido que recurrir a estimaciones, valoraciones o mediciones que no hayan podido cuantificarse de forma cierta.

Dadas alguna de estas situaciones el órgano inspector y el contribuyente podrán llegar a un acuerdo que resuelva las mismas. Tras ésto el órgano encargado de la inspección solicitará a quien competa autorización para extender el acta en estas condiciones y una vez obtenida ésta de forma expresa tendrá efectos con la firma de la misma por parte del inspector y el contribuyente.

En la práctica el criterio para acudir a este tipo de acuerdos es la valoración del coste-beneficio para ambas partes. Esta manera de resolver el procedimiento supone la constitución de garantías de pago por parte del contribuyente, lo que beneficia a la Administración ya que se asegura el cobro de las cantidades que se establezcan en la liquidación correspondiente y reduce las posibilidades de recurrir contra el mismo. Por su lado el contribuyente obtiene una serie de beneficios.

La ventaja más clara para el contribuyente es que suscribir un acta con acuerdo supone una reducción del 50% en el importe de las saciones que se impongan en el acta. Este es el único caso en el que la procedimiento sancionador se tramita en el mismo acto ya que la norma establece que el procedimiento sanionador debe desarrollarse de manera independiente del inspector.

Las propuestas formuladas en el acta serán confirmadas si en el plazo de diez días desde el día siguiente a su firma no se comunica al contribuyente un acuerdo con la rectificación de errores materiales en los que se pudiera haber incurrido. Una vez que se dan por confirmadas se realizará el pago.

En cuanto a las posibilidades de recurrir por parte del contribuyente un acta de inspección, sólo podrán ser objeto de impugnación los términos recogidos en el acta si se detectaran hechos que provocaran la nulidad de pleno derecho de los actos o bien acudir a la vía contencioso-administrativa por existir vicios en el consentimiento.

Para más información sobre este tema puede ponerse en contacto con nosotros aquí.
cropped-logo-rodriguez-bujan2


 

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s