Fiscalidad

Los cambios en los aplazamientos y fraccionamientos de las deudas tributarias

Hacienda

Sobre la norma general recogida en el artículo 65 de la Ley General Tributaria, el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre realizó una modificación en relación a la inadmisión del aplazamiento o fracionamiento de una serie de deudas tributarias que hasta esa fecha sí podían solicitarse. Estos cambios entraron en vigor el 1 de enero de 2017.

Sobre estos cambios, posteriormente, una comunicación interna de la Agencia Tributaria acabó por suavizar el nuevo régimen de exclusiones, permitiendo el aplazamiento de las deudas del IVA hasta una determinada cuantía y con un plazo establecido.

La nueva redacción del citado artículo establece que no podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias:

* Aquellas cuya exacción se realice por medio de efectos timbrados.
* Las correspondientes a obligaciones tributarias que deban cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta.
* En caso de concurso del obligado tributario, las que, de acuerdo con la legislación concursal, tengan la consideración de créditos contra la masa.
* Las resultantes de la ejecución de decisiones de recuperación de ayudas de Estado reguladas en el título VII de esta Ley.
* Las resultantes de la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias dictadas en un recurso o reclamación económico-administrativa o en un recurso contencioso-administrativo que previamente hayan sido objeto de suspensión durante la tramitación de dichos recursos o reclamaciones.
* Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.
* Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

Nos encontramos, por tanto, con la imposibilidad de solicitar el fraccionamiento o el aplazamiento de las deudas tributarias como resultado de la autoliquidación de retenciones e ingresos a cuenta de trabajadores y profesionales, de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades y del IVA, principalmente.

Esta decisión fue muy protestada por diversos sectores, lo que ha llevado a la Agencia Tributaria a suavizar la aplicación de esta nueva norma mediante una comunicación interna que tiene carácter transitorio. Así se permitirá, hasta nueva orden, el aplazamiento del pago del IVA en la cuantía que no exceda de 30.000 euros y en el plazo de 12 meses para los autónomos y de 6 meses para las sociedades mercantiles. Este aplazamiento o fraccionamiento se ha de solitar en el momento de presentar telemáticamente la autoliquidación y será concedido de forma automática.

Para más información sobre este tema puede ponerse en contacto con nosotros aquí.
cropped-logo-rodriguez-bujan2


Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s