Anuncios
Anuncios

El funcionamiento del régimen de Autónomos

trabajadores

Foto: Libertinus

El Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos es el que regula las condiciones de cotización y las prestaciones que reciben de la Seguridad Social aquellos trabajadores que desempeñan una actividad económica a título lucrativo de forma habitual, personal y directa.

Se presume, salvo prueba en contrario, que se tiene la condición de trabajador autónomo cuando se ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto análogo.

Obligación de cotización en el RETA

Aparte del criterio general hay otras serie de situaciones que implican la inclusión del trabajador en el Régimen de Autónomos. En concreto, están obligados a cotizar en el RETA:

  •  Los trabajadores autónomos mayores de 18 años que de forma habitual, personal y directa realicen una actividad a título lucrativo, sin sujeción a un contrato de trabajo. De la misma manera el cónyuge y familiares hasta segundo grado inclusive que colaboren con el trabajador autónomo de forma personal, habitual y directa y no tengan la condición de asalariados.
  • Trabajadores autónomos extranjeros que residan y ejerzan legalmente su actividad en territorio español.
  • Los trabajadores autónomos económicamente dependientes.
  • Profesionales que ejerzan su actividad por cuenta propia, que requiera su incorporación a un Colegio Profesional cuyo colectivo se haya integrado en el RETA.
  • Los socios trabajadores de las Cooperativas; los socios o comuneros de las Sociedades Civiles o Comunidades de Bienes y los socios trabajadores de las Sociedades Laborales.
  • Los que ejerzan funciones de dirección o gerencia como consejeros o administradores de una sociedad mercantil a título lucrativo siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de la sociedad.
  • Los escritores de libros.

Funcionamiento y particularidades del RETA

Las altas surtirán efecto desde el primer día del mes natural en que concurran todas las condiciones requeridas para la inscripción en el régimen. Las bajas surtirán efecto desde el primer día del mes natural inmediatamente posterior a aquel en el que el trabajador hubiera cesado su actividad.

La obligación de cotizar recae en el propio trabajador. Existen dos bases de cotización (una máxima que en 2017 es de 3.751,20 euros mensuales y otra mínima de 893,10 euros mensuales para 2017) a la que se les aplican diferentes tipos de cotización en función de las contingencias (IT, IP, cese de actividad) que el trabajador pretenda cubrir, ya que algunas de éstas tienen carácter voluntario.

Para más información sobre este tema puede ponerse en contacto con nosotros aquí.
cropped-logo-rodriguez-bujan2


Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: