Fiscalidad

La carga de la prueba en los procedimientos tributarios

3028314931_53d4aa5fc2_m
Imagen: olarte.ollle

Definimos la carga de la prueba como la responsabilidad de acreditar, en un proceso administrativo o judicial, la veracidad de un hecho al que se hace mención en dicho procedimiento. Se trata de determinar quien es el que ha de demostrar que se ha producido un hecho o se da una determinada situación.

En cualquier procedimiento tributario de verificación, revisión, inspección, etc. la carga de la prueba se traslada siempre al contribuyente, ya que la Ley General Tributaria determina que los procedimientos de aplicación de los tributos quien haga valer su derecho deberá probar los hechos constitutivos del mismo. ¿Qué repercusión tiene ésto?

Básicamente la Administración obliga, mediante este sistema, a que sea el contribuyente el que acredite, con cualquier medio aceptado en derecho, veracidad de los, actos, los datos o cualquier otra circunstancia que tenga que ver con sus autoliquidaciones, declaraciones, etc.

Pongamos un ejemplo, un contribuyente presenta una autoliquidación de un impuesto en base a los datos que cree convenientes según se establece en la legislación que regula ese impuesto. Al cabo de un tiempo la Administración Tributaria determina que esa liquidación es incorrecta e inicia un procedimiento contra el contribuyente. En ese caso será este último el que deberá acreditar que los datos incorporados en primer momento son los correctos y no los que la Administración tiene en cuenta posteriormente. La carga de la prueba la ha de asumir él y sus datos no tendrán presunción de veracidad si no se demuestran de manera efectiva, prevaleciendo entonces el cálculo de Hacienda en perjuicio del ciudadano.

Nos encontramos entonces con que la Administración asume como cierto su propio criterio frente al del contribuyente mientras no se demuestre lo contrario y que el ciudadano, para hacer valer su derecho. ha de demostrar que la razón le asiste.

Un caso aparte se da si los contribuyentes designan de modo concreto los elementos de prueba en poder de la Administración tributaria como los que han de tenerse en cuenta en el procedimiento. Ante ésto, los obligados tributarios habrán cumplido su deber de prueba si han utilizado aquellos medios de los que dispone la Administración y no deberán aportar prueba adicional sobre los mismos.

Para más información sobre este tema puede ponerse en contacto con nosotros aquí.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s