Laboral, Legal, Sin categoría

Los falsos autónomos y su base legal

error
Imagen: Nick J Webb

Varias noticias relacionadas con los problemas relacionados con la “gestión laboral” de algunas empresas como Deliberoo traen de nuevo a colación el concepto de los falsos autónomos, figura que ha estado siempre instalada en la organización de determinados sectores y que vamos a tratar de explicar en qué consiste y su base legal (o más bien ilegal).

No es nuevo que algunas empresas “subcontraten servicios” a presuntos autónomos para “externalizar” ciertos aspectos de su actividad. Para estas empresas es una buena opción porque estos “trabajadores” van a carecer de derechos laborales y su cotización a la Seguridad Social es muy inferior a la que tendrían si estuvieran en plantilla. Si embargo el concepto de autónomo, desde el punto de vista normativo, implica una serie de consideraciones que nunca se cumplen en estos casos.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

Servicios a particulares empresas y profesionales

El aspecto clave del trabajador autónomo es que se trata de una persona que realiza una actividad económica por cuenta propia y eso implica dos elementos fundamentales. Uno, que él mismo organiza su trabajo y dispone de medios e infraestructura propia para el desarrollo de su actividad.

En segundo lugar, el autónomo asume el riesgo del resultado de su negocio. Se procura su clientes, en base a la libertad de mercado establece el coste de los servicios que presta y en función de la correlación entre sus ingresos y los gastos a afrontar obtendrá un resultado incierto.

En el caso de la empresa antes aludida, y de otras muchas, está claro que no se cumplen estas dos premisas. Por un lado no hay una organización real del trabajo, los “trabajadores” dependen funcionalmente de la empresa y prestan sus servicios en base a los requerimientos. No hay un ordenamiento propio de los elementos productivos destinados a la obtención de un beneficio

cropped-cropped-mister2112.png

Gestión y estrategia empresarial

En lo que respecta a lo que la Ley menciona como el “riesgo o ventura” del negocio tampoco se cumple, ya que el supuesto autónomo no establece libremente ni su modelo de obtención de ingresos ni su margen de rentabilidad.

¿Tendría encaje este modelo en la figura del autónomo TRADE? Es realmente dudosa esta interpretación desde el punto de vista de que el TRADE es un trabajador autónomo económicamente dependiente, es decir un verdadero autónomo (que organiza su trabajo y sus medios de producción y asume el riesgo) pero con la salvedad de que un porcentaje importante de sus ingresos provienen de un solo cliente (al menos el 70% de los mismos).

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s