autónomos, Laboral

Nueva sentencia que aclara la diferencia entre relación laboral y prestación de servicios

Negativa
Foto: sboneham

Hablamos hace días de la figura de los falsos autónomos y de que una relación mercantil o una prestación de servicios ha de considerarse relación laboral si se cumplen una serie de elementos. Una sentencia del Tribunal Supremo nos añade un poco más de luz a la hora de poder determinar ante que tipo de relación estamos según el caso.

La sentencia determina que no existe prestación de servicios y sí relación laboral en el caso de una persona que ejercía como traductor para una empresa en virtud de un contrato de servicios de interpretación y traducción en los procedimientos instruidos por los órganos judiciales de Huelva y la provincia.

En dicho contrato se acordaba que el traductor prestaría sus servicios para la empresa “actuando por cuenta propia” y que el traductor se comprometía a “presentar la factura por los servicios realizados cada mes vencido adjuntando los certificados correspondientes” cuando así procediera.

cropped-acuerdo2

Tu Negociador – Asesoramiento legal – Mediación y resolución de conflictos

 

La Sala indica que teniendo en cuenta la presunción de laboralidad establecida en el artículo 8.1 del Estatuto de los Trabajadores, que la relación habida entre las partes es de naturaleza laboral ya que se dan las notas de ajenidad y dependencia, en base a las siguientes consideraciones:

1º.- El actor asumía la obligación de prestar personalmente los servicios de traducción e interpretación para la empresa cuando es llamado por ésta. Si bien no tiene un horario fijo, éste viene impuesto por las necesidades de los organismos que solicitan a la empresa servicios de traducción e intérprete, fijando el día, hora y lugar al que el mismo ha de acudir.  El actor decide si acude o no a desarrollar sus servicios y, caso de que no acuda, se llama a otro. Aunque parece que el intérprete goza de gran libertad a la hora de acudir o no a prestar sus servicios, es lo cierto que, dada la relación establecida entre las partes, si no acude, corre el riesgo de que no se le vuelva a llamar.
2º.- Dicha actividad la desempeñaba a cambio de una retribución, percibiendo una cantidad fija y periódica (mensual) determinada por la demandada en proporción con la actividad prestada; debía justificar las horas que había trabajado, mediante la presentación mensual de facturas a la que se acompaña certificación del órgano judicial en el que han realizado su actividad, percibiendo una cantidad fija
por hora trabajada.
3º.- No consta que el actor tuviera algún tipo de estructura empresarial sino por el contrario se insertaba en la organización de trabajo de la empresa.
4º.- No desvirtúa la laboralidad de la relación la no prestación de servicios a tiempo completo, ni que no conste régimen de exclusividad.
5º.-Tampoco impide la calificación de laboral de la relación el hecho de que la empresa no facilitase medios materiales al actor ya que, dadas las características del trabajo que realizaba  porque la actividad descansa fundamentalmente en el elemento personal,  careciendo de relevancia los medios materiales.
Evidentemente cada caso debe estudiarse por separado, pero parece clara cual es la pauta y la interpretación que se da a unos supuestos que son clave para definir los términos de la relación y qué calificación merece ésta.

Para más información sobre este tema puede ponerse en contacto con nosotros aquí.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

 

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s