Fiscalidad

Declaración de la renta. Los rendimientos del capital mobiliario

impuestos_es_es

Tendrán la consideración de rendimientos del capital mobiliario la totalidad de las utilidades o contraprestaciones, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que provengan, directa o indirectamente, de elementos patrimoniales, bienes o derechos, de naturaleza mobiliaria, cuya titularidad corresponda al contribuyente y no se hallen afectos a actividades económicas realizadas por el mismo.

En concreto:

  • Los intereses de cuentas y depósitos y de activos financieros en general.
  • Los intereses de activos financieros con derecho a bonificación.
  • Los dividendos y demás rendimientos derivados de la participación en fondos propios de entidades.
  • Los rendimientos derivados de la transmisión o amortización de letras del tesoro.
  • Los rendimientos derivados de la transmisión, amortización o reembolso de otros activos financieros.
  • Los rendimientos derivados de contratos de seguro de vida o invalidez y de operaciones de capitalización.
  • Los rendimientos procedentes de rentas que tengan por causa la imposición de capitales.
  • Rendimientos del capital mobiliario derivados de valores de deuda subordinada o de participaciones preferentes,
  • Rendimientos procedentes de seguros de vida, depósitos y contratos financieros que instrumenten planes de ahorro a largo plazo.

No tendrá la consideración de rendimiento de capital mobiliario, sin perjuicio de su tributación por el concepto que corresponda, la contraprestación obtenida por el contribuyente por el aplazamiento o fraccionamiento del precio de las operaciones realizadas en desarrollo de su actividad económica habitual.

Quedan incluidos en este apartado los siguientes rendimientos, dinerarios o en especie:

  1. Los procedentes de la propiedad intelectual cuando el contribuyente no sea el autor y los procedentes de la propiedad industrial que no se encuentre afecta a actividades económicas realizadas por el contribuyente.
  2. Los procedentes de la prestación de asistencia técnica, salvo que dicha prestación tenga lugar en el ámbito de una actividad económica.
  3. Los procedentes del arrendamiento de bienes muebles, negocios o minas, así como los procedentes del subarrendamiento percibidos por el subarrendador, que no constituyan actividades económicas.
  4. Los procedentes de la cesión del derecho a la explotación de la imagen o del consentimiento o autorización para su utilización, salvo que dicha cesión tenga lugar en el ámbito de una actividad económica.
  5. Los rendimientos derivados de préstamos concedidos por el contribuyente.

Se incluirán también, por ejemplo, la cuantía de los rendimientos derivados de la cesión a terceros de capitales propios procedentes de entidades vinculadas con el contribuyente.

Se consideran gastos deducibles por estos conceptos los gastos de administración y depósito cuyos importes sean repercutidos por las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización por cuenta de sus titulares del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta.

No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos.

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s