Fiscalidad, Sin categoría

¿Se pueden deducir los gastos de representación?

módulos

Es una de las eternas peleas que tenemos los asesores con nuestros clientes. No son pocos los que quieren incluir una serie de gastos, algunos de difícil justificación, alegando que sí tienen que ver son la actividad de la empresa y que por eso deben ser deducibles. ¿Cómo funciona el criterio para establecer si son deducibles o no?

Como norma general son deducibles aquellos gastos indispensables para la empresa siempre que sirvan para generar ingresos. A partir de ahí todo es interpretable, tanto por parte del contribuyente como de la Administración Tributaria y por ello suelen surgir múltiples controversias a la hora de que Hacienda revise y pretenda rectificar las declaraciones/liquidaciones presentadas.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

Servicios a particulares empresas y profesionales

Si nos referimos a los gastos de representación, la normativa del IVA es muy “rígida”. No permite deducir el IVA de comidas dentro del mismo municipio en el que radica la empresa, todo desplazamiento ha de estar perfectamente justificado y debe haber una correlación entre los gastos realizados y los ingresos que se pudieran generar como consecuencia de éstos. Además es indispensable que se justifiquen mediante factura y no sirven los tiques.

La deducción de los gastos ha de tener una jusitificación clara y, aun así, es complicado que se admitan, cuando los importes no son razonables. No se admite, por ejemplo, una factura de una comida de un cliente con un coste desproporcionado por mucho que el cliente se haya empeñado en tomar platos caros. Lo mismo ocurre con la deducción para el IRPF del autónomo.

Sin embargo el Impuesto de Sociedades sí permite la deducción de gastos de representación, siempre que estén justificados. Según el artículo 15 de la Ley del IS sí serían deducibles los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores, con el límite del 1% de la cifra de negocio de la empresa en ese periodo impositivo; los gastos realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes o la prestación de servicios de la empresa y los gastos que, con arreglo a los usos y costumbres, se efectúen con respecto al personal de la empresa.

cropped-cropped-mister2112.png

Gestión y estrategia empresarial

Como ocurre muchas veces el criterio para el IVA puede ser diferente en relación con el de la aplicación de otros impuestos y en este caso es el Impuesto de Sociedades el único que permite cierta laxitud en este tema. En cuanto a los autónomos, lo tienen mucho más complicado.

Anuncios

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s