Una de las problemáticas que presentan las herencias sin repartir es que a veces se heredan inmuebles que están arrendados y que pasan a pertenecer a varios individuos por cuotas de participación en la propiedad.

Cuando se produce un fallecimiento es frecuente que la herencia se reparta a partes iguales entre los herederos, de manera que cada uno de los bienes heredados para a tener varios propietarios a la vez.

Si la propiedad de un bien pertenece a varias personas proindiviso se entiende que existe una comunidad de bienes, aún cuando no se haya constituido formalmente y carezca de NIF (artículo 392 del Código Civil). Las rentas obtenidas por las comunidades de bienes las declaran los comuneros en su IRPF en proporción a su porcentaje de participación (artículo 8.3 LIRPF).


Para alquilar una propiedad que pertenece a varios titulares se debería constituir una comunidad de bienes, pero a veces esto no ocurre. En este caso, en el contrato de alquiler deberían figurar todos los titulares. No obstante, un arrendamiento es válido aunque lo efectúe tan solo uno de los propietarios. Basta con que tenga al menos el 50% de la propiedad o, de tener un porcentaje inferior, basta con que el resto de los  comuneros no se opongan.

Los ingresos y gastos derivados del arrendamiento deberán incluirse en la renta de cada uno de los copropietarios en proporción a su cuota de participación, aparezcan o no en el contrato de alquiler.

Según el artículo 11 de la LIRPF:
“Los rendimientos del capital se atribuirán a los contribuyentes que sean titulares de los elementos patrimoniales, bienes o derechos, de que provengan dichos rendimientos según las normas sobre titularidad jurídica aplicables en cada caso y en función de las pruebas aportadas por aquéllos o de las descubiertas por la Administración”.

Si el inmueble estuviera vacío, los cotitulares tendrán que declarar la imputación de rentas proporcional a su cuota.

Si se trata de un local de negocio, al constituir una comunidad de bienes para su explotación será ésta la que declare el IVA. La renta y las retenciones deberán imputarse a cada uno de los comuneros de manera individual.

Cuando la comunidad de bienes no se constituye, es frecuente que declare todo el comunero que figura en el contrato de explotación. En lo que respecta al IVA, el actuar así no constituye un perjuicio tributario porque se ingresa igualmente. Pero si las retenciones van a nombre de uno solo, los demás no podrán deducirlas, mientras que los ingresos deberán declararse igualmente según el porcentaje de titularidad.

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s