En el BOE del pasado sábado 27 se publicaron las condiciones en las que queda la prestación por cese de actividad de los autónomos a partir del próximo 1 de julio. Básicamente se trata de una nueva prestación a la que podrán tener acceso aquellos que cumpliendo las condiciones que se detallan a continuación, tengan reconocida la prestación anterior.

La primera novedad con respecto a la situación actual es que se separa el derecho al cobro de la prestación con la exención de pago de las cuotas de la Seguridad Social. Ambas pasarán a ser incompatibles, si se solicita la “nueva prestación” habrá que pagar las cuotas, los que se acojan a la exención (que pasará a ser bonificación) no podrán cobrar la prestación.

La prestación por cese de actividad que se venía cobrando desaparece el 30 de junio, a partir de entonces, se podrá solicitar una nueva. Para poder acceder a ésta no será necesario dejar de realizar la actividad, pero sí justificar un descenso de ingresos en el tercer trimestre de este año del 75% en comparación con lo declarado en el tercer trimestre del año pasado. Además no se podrá acceder a ésta si, pese a sufrir este descenso, se obtienen unos ingresos superiores a 1.939,58 euros mensuales (5.818,75 euros en el trimestre).

IMPORTANTE: Para realizar la comprobación del descenso de ingresos, las mutuas revisaran las liquidaciones de IVA e IRPF que se presenten en octubre y la Seguridad Social procederá a reclamar las cantidades cobradas indebidamente si se diera el caso. Se podrá solicitar la prestación ya en el mes de julio, en previsión de que se cumplan los requisitos del descenso de ingresos. Para ello no será necesario acreditar el descenso, solo preverlo.

En el caso de que se accediera a esta prestación y durante su periodo de cobro se dieran unas condiciones en las que ya no se tuviera derecho a la misma, habrá que presentar una renuncia al cobro de la misma.

Por último, el cobro de esta prestación no exime del pago de las cotizaciones de la Seguridad Social. Se cobra, pero habrá que pagar los autónomos.

Si el autónomo no solicita la nueva prestación, se podrá beneficiar de la rebaja de la cuota de la Seguridad Social durante los tres próximos meses. Los porcentajes en los que la Seguridad Social bonificará la cuota serán 100% en el mes de julio (no se paga cuota, como estos últimos meses); del 50% en agosto y del 25% en septiembre.

Para cualquier duda o consulta sobre este u otros temas, podéis contactad con nosotros.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

Servicios a particulares empresas y profesionales