Ayer, 30 de septiembre, se publicó el Real Decreto ley 30-2020, de 29 de septiembre de medidas sociales en defensa del empleo. Las medidas incluidas vendrían a prorrogar los ERTEs originados por la situación de la alerta sanitaria derivada del COVID-19, que perdían su vigencia este mismo día 30.

Vamos a analizar el contenido de la nueva prórroga, porque nos encontramos con un regalo envenenado para las actividades de la hostelería y para la mayor parte del comercio minorista.

La prórroga y los nuevos ERTEs

El artículo 1 del Real Decreto-ley viene a prorrogar la vigencia de los ERTEs hasta el 31 de enero, según el literal “Los expedientes de regulación temporal de empleo vigentes, basados en el artículo 22 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, se prorrogarán automáticamente hasta el 31 de enero de 2021“. En principio esta renovación sería en las mismas condiciones que regían hasta ahora, pero luego veremos que no es exactamente así.

Además se establecen dos nuevas modalidades de ERTEs, en previsión de situaciones que se puedan dar en el periodo entre el 1 de octubre de 2020 y el 31 de enero de 2021. Al éstos podrían acogerse las empresas que se encuentren en circunstancias que tengan que ver con obligaciones de cierre, limitaciones de actividad o circunstancias económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Los ERTEs de impedimento de la actividad podrán solicitarlo las empresas y entidades de cualquier sector o actividad que vean impedido el desarrollo de su actividad en alguno de sus centros de trabajo, como consecuencia de nuevas restricciones o medidas de contención sanitaria adoptadas, a partir del 1 de octubre de 2020. Las bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social en estos casos serán del 100% en las empresas de menos de 50 trabajadores ( a fecha 29 de febrero de 2020) y del 90% para las de 50 o más y se aplicarán hasta el 31 de enero de 2021.

Los ERTEs de limitación podrán solicitarse por empresas y entidades de cualquier sector o actividad que vean limitado el desarrollo normalizado de su actividad a consecuencia de decisiones o medidas adoptadas por las autoridades españolas. Las bonificaciones a aplicar en los meses de octubre, noviembre, diciembre de 2020 y enero de 2021 en los porcentajes del 100%, 95%, 90% y 85% respectivamente, para las empresas de menos de 50 trabajadores ( a fecha 29 de febrero de 2020) y del 90%, 85%, 80% y 75% para las de 50 o más trabajadores.

En lo que respecta a los ERTEs por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción derivados de la situación creada por el COVID-19 mantienen prácticamente su estructura. Pudiendo prorrogarse lo que lleguen a su fin, mediante acuerdo con los representantes de los trabajadores, o solicitarse uno nuevo siguiendo el procedimiento probado anteriormente.

Se mantienen además los criterios de salvaguarda del empleo, no realizar despidos, prohibiciones de realizaciones de horas extras o de contratación de nuevos trabajadores, etc. para las empresas que se encuentren en los ERTEs, en los mismos términos que regían hasta ahora.

La trampa de las bonificaciones

Si estudiamos la disposición adicional primera de este Real Decreto-ley se introduce un nuevo concepto “empresas pertenecientes a sectores con una elevada tasa de cobertura por expedientes de regulación temporal de empleo y una reducida tasa de recuperación de actividad” un conjunto de actividades delimitadas por sus códigos CNAE (lista de actividades). Así mismo para las empresas que mayoritariamente su cifra de negocios dependa de actividades incluidas en dicha lista.

Lo que determina la disposición adicional mencionada es que sólo las empresas que prorroguen sus ERTEs, según el artículo 1 antes mencionado, y cuyo CNAE esté incluido en esa lista podrán disfrutar de las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social que se venían practicando.

La cuestión es que la mayoría de las actividades de hostelería (cafeterías, bares, restaurantes, …) no aparecen en el listado, sí están las del grupo 55 (alojamientos) pero no las del 56 (que son las que acabamos de mencionar). Tampoco están la inmensa mayoría de las actividades de comercio minorista (sólo el “comercio al por menor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos en establecimientos especializados”).

¿Qué supone ésto? La lectura del literal de lo publicado, a falta de una posible aclaración posterior, nos lleva a pensar que las empresas no incluidas en ese listado podrán prorrogar los ERTEs en vigor, pero no beneficiarse de las bonificaciones de las cuotas que venían aplicando, por lo que tendrán que pagar íntegramente los costes de la Seguridad Social.

Opciones a partir de ahora

¿En qué situación quedarían estos dos sectores? Lógicamente la opción de renovar los ERTEs asumiendo la pérdida de las bonificaciones es muy perjudicial. Existe un mecanismo que puede ser un poco más positivo, pero que de todas maneras implicará una clara “discriminación” con respecto a los CNAEs incluidos en el anexo mencionado.

La opción a manejar sería optar por un nuevo ERTE cumpliendo los requisitos de los ERTEs de cierre o de limitación de la actividad, según el caso. El primer problema es que este nuevo ERTE deberá cumplir con todos los trámites correspondientes aprobación de la autoridad laboral, comunicaciones a la Seguridad Social y al SEPE, etc.

En el nuevo ERTE se incluirán los trabajadores que puedan verse afectados por la situación de la empresa y se bonificarán las cuotas que correspondan a éstos. La diferencia principal es que hasta ahora había una bonificación por los trabajadores que se mantenían en el ERTE y otra por los que se habían reincorporado, a partir de este cambio solo se bonifican los incluidos en el expediente y quedan fuera los que se reincorporaron en su día.

Podemos pensar que este cambio tiene su lógica y que el gasto de está asumiendo en Estado debe racionalizarse, pero el criterio que deja fuera a ciertos códigos del CNAE por considerar que no son actividades con reducida tasa de recuperación ya es más cuestionable. Lo cierto es que, salvo cambio de criterio, la inmensa mayoría del comercio minorista y de los locales de hostelería, están fuera.

 

 

Para cualquier duda o consulta sobre este u otros temas, podéis contactad con nosotros.

cropped-logo-rodriguez-bujan2

Contacta con nosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s