Anuncios
Anuncios

Como se reparte la cotización de los trabajadores a la Seguridad Social

seguridad-social-1

Los trabajadores por cuenta ajena cotizan en el Régimen General de la Seguridad Social. El hecho de que un trabajador preste servicios para una empresa supone la obligación de ésta de tramitar su alta en dicho régimen y del pago de una cuota mensual en función de la remuneración que perciba.

Si bien es la empresa la obligada al pago mensual de las cotizaciones de todos sus trabajores, una parte de esa cuota corresponde a cantidades efectivamente pagadas por la empresa por tener a ese trabajador en plantilla y otra parte la paga el propio trabajador, para lo que la empresa retiene dicha cantidad de la remuneración a pagar y que posteriormente abona junto con su pàrte de la cuota a la Seguridad Social.

Leer la entrada completa »

Anuncios

El contrato Trade de trabajador autónomo y sus efectos

4349584286_7b8d35acfd_m

Imagen: Victor Santa María

El contrato para la realización de la actividad profesional del trabajador autónomo económicamente dependiente celebrado entre éste y su cliente se formalizará siempre por escrito y deberá ser registrado en la oficina pública correspondiente. Dicho registro no tendrá carácter publico.

El trabajador autónomo deberá hacer constar expresamente en el contrato su condición de dependiente económicamente respecto del cliente que le contrate, así como las variaciones que se produjeran al respecto. La condición de dependiente sólo se podrá ostentar respecto de un único cliente. Cuando el contrato no se formalice por escrito o no se hubiera fijado una duración o un servicio determinado, se presumirá,  salvo prueba en contrario, que el contrato ha sido pactado por tiempo indefinido.

Leer la entrada completa »

La pensión de viudedad de la Seguridad Social

seguridad-social-1

Como norma general, tendrá derecho a la pensión de viudedad, con carácter vitalicio, el cónyuge superviviente de la persona que se encontrase de alta o en situación asimilada a la de alta en la Seguridad Social en la fecha de su fallecimiento y hubiera completado un período de cotización de quinientos días, dentro de los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión. También tendrá derecho a esta pensión el cónyuge superviviente aunque el fallecido, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, siempre que éste hubiera completado un período mínimo de cotización de quince años. En cualquier caso, si la causa de la muerte fuera un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización.

También se tiene derecho a la misma cuando el fallecido era perceptor de los subsidios de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, paternidad o riesgo durante la lactancia natural o en caso de que fueran titulares de pensiones contributivas de jubilación e incapacidad permanente. En los casos de trabajadores que hubieran desaparecido con ocasión de un accidente, sea o no de trabajo, en circunstancias que hagan presumible su muerte y sin que se hayan tenido noticias suyas durante los noventa días naturales siguientes al del accidente también darán origen al derecho a estas pensiones.

Leer la entrada completa »

El funcionamiento del régimen de Autónomos

trabajadores

Foto: Libertinus

El Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos es el que regula las condiciones de cotización y las prestaciones que reciben de la Seguridad Social aquellos trabajadores que desempeñan una actividad económica a título lucrativo de forma habitual, personal y directa.

Se presume, salvo prueba en contrario, que se tiene la condición de trabajador autónomo cuando se ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto análogo.

Leer la entrada completa »

Los delitos tributarios

Montoro

Foto: La Moncloa

Los delitos tributarios se encuentran definidos en el artículo 305 del Código Penal como delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social. De tal manera que cometerá este tipo de delitos quien por acción u omisión defraude a la Hacienda Pública estatal, autonómica, foral o local, eludiendo el pago de tributos, de cantidades retenidas o que se hubieran debido retener o ingresar a cuenta o quien haya obtenido indebidamente devoluciones o disfrutando beneficios fiscales de la misma forma.

Para que se considere delito hay que tener en cuenta que la cuantía de la cuota defraudada, el importe no ingresado de las retenciones o ingresos a cuenta o de las devoluciones o beneficios fiscales indebidamente obtenidos o disfrutados debe exceder de 120.000 euros. En caso de delitos contra la Hacienda de la Unión Europea, se alcanzará esta consideración si la cuantía excede de 50.000 euros.

Leer la entrada completa »

A %d blogueros les gusta esto: